Marika's blog: Yasuní National Park

Judy Blankenship February 27, 2013 Ecuador, Classes, Final Projects, Spanish, Biology, Spanish, Biology view in flickr

El Parque Nacional Yasuní está ubicado casi 250 kilómetros al sureste de Quito, Ecuador. El parque está conocido como el epicentro de la biodiversidad en el mundo. Cubre un área de más que 9800 kilómetros cuadrados (casi cinco veces el tamaño del Parque Nacional de Cajas) y tiene más especies de animales por hectárea que todo el continente de Europa. Fuerzas naturales como viento, temperatura, precipitación, elevación, y actividad geológica tienen influencia enorme sobre el desarrollo de la biodiversidad en el Ecuador. El lado oeste de la región amazónica ha recibido mucha influencia de los especies de los Andes después de su descenso durante una época glacial, aumentando los números de especies diferentes allá. La presencia de los ríos y sus límites ha resultado en cantidades altas de especies endémicas. Estudios científicos han encontrado casi 150 especies de anfibios, 120 de reptiles, 600 de aves, y más que 170 especies de mamíferos en el parque. También han identificado más que 2000 especies de flora y está estimado hay más que 3000 en total. En 25 hectáreas de bosque prístino en el Yasuní, científicos pueden encontrar 1100 especies de arboles. Casi una mitad de los mamíferos en todo el Ecuador están en el parque y está estimado que hay 100000 especies de insectos allá.

Debajo de la tierra en esta región amazónica hay alrededor de 850 millones de barriles de petróleo, un producto muy importante de la economía del Ecuador. En 1998 Yasuní fue declarado una zona intangible del gobierno de Jamil Mahuad. Esta política protege a los grupos aborígenes no contactados allá y la extraordinaria biodiversidad del parque.  El 10 de diciembre de 2007 el gobierno de Rafael Correa declaró la iniciativa Yasuní-ITT (Ispingo-Tambococha-Tiputini) que mantiene los derechos de este territorio como la política de Mahuad. La constitución del Ecuador de 2008 defiende los derechos de pueblos en aislamiento voluntario como los Tagaeri y los Taromenane, dos grupos que viven en el norte del parque. Yasuní-ITT propuso que el estado del Ecuador recibía compensación de la comunidad internacional por el ingreso no realizado sin la explotación del crudo bajo la tierra, y para evitar la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Ahora hay muchos debates entre el gobierno y las ambientalistas sobre exactamente cuánto daño causaría las actividades de extracción al parque. La inacción y el desinterés del publico podría poner la estabilidad ecológica del Yasuní y los grupos no contactados allá en riesgo. Esfuerzos de sensibilización y educación atendidos a la población general será un paso importante en la creación de diálogo político significativo de este tema.